Oportunidades Laborales
Extranet
School Base
English

Nuestras alumnas prosperan en nuestra comunidad solidaria

El  ambiente de aprendizaje en San Silvestre es seguro, enriquecedor, positivo y respetuoso, en donde cada alumna tiene la oportunidad de crecer y alcanzar su máximo potencial. Formamos jóvenes felices y seguras de sí mismas. El ambiente cálido y afectuoso de San Silvestre genera un entorno estimulante y retador en el que las alumnas reciben todo el apoyo que necesiten para su aprendizaje, pero sin presión. Contamos con el tiempo, personas y recursos para reforzar el bienestar emocional y social de nuestras alumnas.

 

San Silvestre es un lugar en el que instamos a las alumnas a perseguir sus sueños, alcanzar la excelencia académica, formar amistades duraderas y desarrollar un espíritu de investigación. Las niñas crecen con confianza y se convierten en integrantes activas y responsables de una sociedad global.

Valoramos las características personales de cada alumna y la maravillosa diversidad de nuestra comunidad. Muchos consideran a San Silvestre como la "Familia San Silvestre", ya que construimos un fuerte sentido de comunidad, que es fundamental para el espíritu de nuestro colegio. Sabemos que las alumnas que se identifican con el colegio tienen confianza y motivación, actúan éticamente y desarrollan habilidades sociales y emocionales positivas.

Nuestro riguroso programa académico incluye un currículum oculto pero tangible de valores y comportamiento ético, que está en el corazón de todo lo que hacemos. Nuestra visión es que cada alumna se convierta en una "ciudadana de principios en un mundo en constante cambio".

Nuestra comunidad solidaria se extiende mucho más allá de los límites de las puertas del colegio. Nuestras alumnas son ciudadanas éticas, activas y proactivas que participan en una gran variedad de proyectos de servicio a la comunidad. Su entusiasta participación en estos proyectos refleja los valores y la solidaridad inculcados en el entorno acogedor en el que se desarrollan.

"Para mí, San Silvestre es mucho más que el colegio al cual fui. Fue mi segundo hogar, lleno de personas cariñosas que se dedicaron  a formar niñas bajo el lema de San Silvestre. Una alumna de San Silvestre siempre luchará por la excelencia, pero nunca se pondrá por delante de los demás. Las alumnas de San Silvestre son responsables, perseverantes, meticulosas y objetivas pero también de mente amplia y empáticas.

….San Silvestre me enseñó a apreciar pequeños detalles: que una sonrisa puede hacer maravillas, que uno debe pensar antes de hablar, que mis acciones pueden tener un impacto negativo en los demás.

Es gracias a San Silvestre que elegí estudiar algo que amo en lugar de algo que sabía hacer bien. Elegí un futuro incierto en lugar de uno que prometía ser un éxito; sin embargo, nunca me he arrepentido, porque la verdadera definición del éxito es hacer algo que te haga feliz todos los días. Brevemente, hoy día me he tomado un tiempo para agradecer a todas las personas que me llevaron a donde me encuentro hoy."

- Francesca Accame -